El tantrismo indio

Es una de las tres escuelas del budismo de la india que nació en el siglo VII, con la fusión del budismo y el hinduismo. Era una filosofía, arte y ciencia, así como una manera de vivir en la que se utilizaba la energía sexual de manera creativa y conscientemente.

Las enseñanzas tántricas nacen en la India y se extienden a países como Tailandia, China, Japón, etc. El tantrismo incorporó por vez primera a las divinidades femeninas, entrando lo erótico en la propia doctrina, dándose mucha importancia a las prácticas sexuales. Esto nos ha llegado por las traducciones tibetanas y chinas, los llamados “tantras”.

Según la tradición del tantra, las posturas son formas armoniosas en las que se puede canalizar la energía. En muchas ocasiones las posturas eróticas nacieron de las posturas que tenían animales y otras criaturas. Según los datos existentes y que nos llegaron de forma escrita o dibujada, las posturas tántricas eróticas son creadoras de circuitos de energía para que se pueda controlar la eyaculación o el orgasmo involuntario.

Enseñan también la labor de la respiración como parte del equilibrio consciente para permitir que las fuerzas estáticas sean liberadas y canalizadas hacia arriba. La posición de las manos y los pies tiene un papel importantísimo en el proceso, por lo que podemos ver posturas eróticas tántricas en las que se unen los pies y elevan durante el coito, creando un circuito cerrado en la pareja que lo practica.

En el momento en el que los amantes se encuentran estrechamente unidos, se produce una convergencia e intercambio de energías, el tantrismo nos enseña que las energías vitales se suelen concentrar en puntos bastante concretos, desde la región sexual de manera específica hasta la cabeza.

Desde hace ya varias décadas hemos visto como se habla mucho del sexo tántrico, aunque no lo pone en práctica tanta gente como pudiera parece. Está claro que hay que tener buena práctica y buenos instructores para llegar a esos grados de placer sexual que asegura el sexo tántrico.

Si quiere ponerlo en práctica puedes contactar con profesionales o leer más sobre el tema en los innumerables libros existentes sobre el tema. Mucha gente prefiere buscar aventuras menos exóticas y también altamente disfrutables como estar con putas Valencia. Sea como fuere te invitamos a entrar o probar las virtudes del sexo tántrico, puede ser algo nuevo y excitante para ti.

Aftersex y redes sociales: ¿un nuevo exhibicionismo?

Desde que existe el sexo existe el post-sexo. Y mucho se ha hablado de él. De si es la hora del cigarro. De si es la hora de retomar fuerzas desayunando juntos. De si lo mejor es saltar de la cama para no padecer esos extraños minutos de falta de intimidad. De si lo mejor es hablar y rememorar, quizás repetir…

Las redes sociales, claro, tenían que tener su propio papel en el llamado aftersex y plataformas como Instagram están llevándose buena parte del protagonismo. Concretamente sus usuarios son los que se están encargando de poner de moda los selfies después de tener sexo o selfies aftersex. ¿Con qué fin?

Huyendo de la discreción

Es evidente que la discreción con las escorts Madrid por ejemplo mantienen sus encuentros no es lo mismo que buscan los usuarios en redes sociales.

De hecho sociólogos y comunicólogos, entre otros analistas de la sociedad, han hablado del concepto de “extimidad”. Desde el triunfo de redes sociales como Facebook ya no nos da pudor hacer público nada. Eso incluye subir fotos de cenas con amigos, colgar imágenes del interior de nuestras casas, publicar asiduamente qué hacemos, qué vamos a hacer o qué tenemos en mente. Era cuestión de tiempo que esa puesta en público de la cosa privada acabara llegando a nuestras camas. Y ahí tenemos el selfie aftersex, una muestra desmesurada de ego o un exhibicionismo llevado demasiado lejos, según interpretan algunos psicólogos.

La cuestión no es que el sexo deba ser algo oculto y reprimido, en absoluto, sino que cada vez estamos dejando menos espacio para nuestra intimidad.  
¿Qué te parece esta moda? ¿Eres de los/as que cuelgan aftersex selfies? ¡Nuestro espacio de comentarios espera tu opinión!