beso blanco sexo

El beso blanco y el beso negro en el sexo

A menudo, recibimos dudas de nuestros lectores sobre diferentes prácticas sexuales. El beso blanco y el beso negro son, muy comúnmente, el centro de muchas de estas inquietudes. ¿Por qué reciben ese nombre? ¿Dónde se da el beso blanco, y dónde, el negro? ¿Cómo se llevan a cabo estas prácticas?

El beso blanco

El beso blanco, también conocido como “bola de nieve” o “snowballing”, especialmente, en el cine de género pornográfico, es una práctica en la que el hombre eyacula en la boca de la mujer y ésta, posteriormente, la pasa a la boca del hombre mediante un beso. O a la boca de una tercera persona. Ya que, en ocasiones, el beso blanco también aparece en escenas de tríos, en las que una mujer pasa el semen a la boca de otra.

En este tipo de escenas, a menudo se suele mostrar como algo lento, en las que la primera involucrada se toma su tiempo a la hora de entregar el semen, ya sea mediante un profundo beso con lengua o dejando caer el contenido en la boca de la otra mujer. Y lo mismo puede suceder en casos de tríos en la vida real.

Por supuesto, también funciona como práctica homosexual entre dos hombres.

El beso negro

En el beso blanco, el pene tiene una actitud pasiva frente a la boca. El beso negro, al contrario, involucra a la boca como parte activa, mientras que el ano es la parte pasiva que recibe la acción.

También conocido como “annilingus”, el beso negro es una práctica sexual en la que entran en contacto la boca y el ano. Con los labios, la lengua y la saliva, se estimula el ano de la pareja, la cual sentirá un gran placer gracias a las numerosas terminaciones nerviosas que se encuentran en esta zona. Se trata de una sensación parecida a la de la felación y el cunnilingus.

Muchas personas encuentran esta práctica como algo sucio y desagradable. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este tipo de actividades se llevan a cabo (o deberían) bajo una estricta higiene y, por lo general, con una persona con la que tenemos mucha confianza. No engloba mayores riesgos que otras prácticas sexuales realizadas sin preservativo.

Además, el beso negro funciona a la perfección como preliminares para el sexo anal.

Tanto el beso blanco como el beso negro son prácticas que pocas personas se atreven a confesar que han realizado o que disfrutan. Sin embargo, debería ser algo de lo que poder hablar en nuestro círculo cercano de amigos, ya que, al fin y al cabo, como siempre decimos, disfrutar del sexo y buscar nuevas prácticas es algo natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *