disfrutar sexo en la ducha puticlub barcelona

Cómo disfrutar del sexo en la ducha

Si bien el sexo en la ducha parece ser algo en la lista de “cosas sexuales por hacer” de la mayoría de personas, ya sea en tu casa o en un puticlub Barcelona, puede tratarse de algo un poco complicado. No solo es un espacio pequeño y confinado, sino que toda la situación con el jabón y las burbujas y el funcionamiento general del agua puede ser un poco peligrosa si no te lo tomas con calma.

Sin embargo, hay maneras de disfrutar de verdad y sexualmente de tu baño. Aunque, de entrada, recuerda de la necesidad de emplear mucho, mucho lubricante, dado que el agua, al contrario de lo que podamos pensar, no lubrica la zona de la vagina, así que ella podría sentir mucho dolor durante la penetración.

Contra el lavamanos

Asegúrate de que el lavamanos esté firmemente asegurado para que pueda soportar todo el peso de una persona. La mujer, entonces, se sienta en el cuenco con las piernas separadas a la altura de la cintura del hombre. Entonces, él se sitúa de pie sobre el lavabo y la penetra mientras la mujer envuelve sus piernas a su alrededor para una penetración profunda.

Es cierto que los golpes pueden ser un inconveniente aquí, especialmente, por el peligro a clavarse un grifo en la espalda. Por ello, recomendamos el uso de una toalla doblada o de un cojín.

En el asiento del inodoro

En esta posición sencilla y cómoda por igual, ella coloca una pierna encima de él mientras apoya las manos en la pared, de frente. La pareja penetrante la sostiene alrededor de la cintura mientras entra por la espalda.

Esta posición es perfecta para hacerlo en un espacio reducido; también es ideal para un cubículo ajustado, como un baño público (aunque no te recomendamos practicar sexo aquí, por muchos motivos). El ángulo de penetración de esta posición proporciona un placer adicional para el receptor, también.

Estilo perrito, con el espejo

Es una estimulante postura que permite a ambos observar la acción en el espejo del baño, lo cual, en verdad, aumenta la experiencia general. Al igual que el estilo clásico de perrito, pero de pie y usando el lavamanos como soporte, la persona que va a “recibir” se inclina sobre el fregadero. La otra, totalmente, de pie, la penetra desde detrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *