El Tantra, un encuentro sexual diferente

Existen muchas formas de disfrutar de un sexo lleno de emociones y sensaciones, pero una de las formas más accesibles para todo el mundo, es a través del sexo tántrico. Esta tipología surge de la filosofía tántrica proveniente de oriente hace más de 4.000 años, basándose en diferentes pilares esenciales para ser feliz, la aceptación, la expresión, vivir el momento con los 5 sentidos y finalmente el movimiento armónico con otras personas.

Esta filosofía es totalmente aplicable en el sexo, así que prepárate para disfrutar del sexo de tu vida, conectarás con la otra persona de una forma tanto mental como sexual y sentirás placeres y emociones que desconocías.

El primer paso para practicar esta disciplina es aceptarse a uno mismo tal y como es. Si no hay aceptación, no hay placer y lo mismo respecto a la otra persona. Seguidamente, decídete a vivir esta experiencia con todos los sentidos, disfrutando del momento y concentrándote en lo que sientes, lo que tocas, lo que ves, etc.

Cómo se lleva a cabo?

Primero debemos encontrar un sitio relajado, a gusto de los partícipes. Nos sentamos uno enfrente del otro, con los genitales y los cuerpos rozándose, pero sin que haya penetración.

Una vez tenemos la postura correcta, empezamos a respirar profundamente, inhalando y exhalando constantemente, sintiendo el aire de la otra persona, dejando que erice nuestra piel, la excitación puede ser mayor si cerramos los ojos. Es muy importante, como hemos anotado anteriormente, sentir con todos los sentidos y disfrutar del momento, estando 100% presente.

A continuación, empezamos a acariciar y masajear la otra piel realizando movimientos circulares y extensos explorando todo su cuerpo, pero sin llegar a tocar los genitales ni los pechos de la mujer. Mientras nosotros estamos deleitando la figura del otro sujeto, deja que hagan lo mismo contigo.

En el momento que sentimos que no podemos aguantar, avanzamos un paso más. En este, en vez de tocar con las manos, besaremos. Besaremos todo lo que queramos, pero primero uno y luego el otro. Cuando lo veamos apropiada, bajaremos hasta los genitales y luego deja que tu pareja haga lo mismo contigo, hasta que los dos lleguéis a un punto de excitación mayor.

Ahora sí, cuando los motores están bien calentados, llega el momento de penetración. Primero tiene que ser una penetración  estática, no debemos tener prisa, cuando sea el momento las partes se moverán por su cuenta. Lo más probable es que las ganas de eyacular estén muy cerca, pero si queremos, podemos ralentizar el orgasmo volviendo a los ejercicios de respiración hasta que no aguantemos más.

Puede ser que la primera vez no salga perfecto, toda técnica lleva su tiempo y práctica. Así que ya sabéis, si queréis disfrutar de un encuentro sexual diferente, solo tenéis que sentaros y dejar fluir todo lo que habéis aprendido.

Si no tienes con quien practicar esta especialdad no te preocupes, haz click aquí y descubre cantidad de expertos y expertas dispuestos a llevarte a un mundo lleno de sensaciones y placer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *