sadomasoquismo escorts

Las claves de las relaciones sadomasoquistas

Entre el 30 y el 50 de la población adulta tiene fantasías con el sadomasoquismo, según indican diferentes estudios publicados a lo largo de varios años. Y cada vez son más las personas que hacen en Internet búsquedas como “putas Bcn”, ya vivan en la zona o estén de visita. Porque todos los amantes del buen sexo saben que no pueden pasar por la Ciudad Condal sin haber probado sus exquisitas escorts.

Además, para iniciarse en el sadomasoquismo, es muy buena idea contactar con  profesionales del sexo que estén especializadas en este ámbito o que ofrezcan este servicio. De este modo, nos aseguraremos tener un “sí” por respuesta y que gozaremos de la experiencia.

Si se trata de algo que te interesa, a continuación, te damos las claves para que disfrutes del llamado “sadomaso”.

Amo y sumiso

En las relaciones sexuales sadomasoquistas, los roles principales son dos: el del amo (el sádico, que disfruta causando dolor ajeno) y el sumiso (el masoquista, que consigue placer mediante el dolor).

La palabra de seguridad en el sadomasoquismo

Este concepto es una palabra que se pacta previamente a la relación sexual, porque será la que determinará que hay que parar cualquier actividad que se esté realizando. Imagina que eres el sumiso, estás atado y te hace demasiado daño el amarre… Si te quejas, la escort entenderá que es parte del juego, y no se detendrá a acomodarte. Por ello, debéis pactar una palabra de seguridad que quede fuera de contexto. Por ejemplo, el nombre de un superhéroe, el de una flor, una frase incoherente…

Privación sensorial

Las caricias son mucho más placenteras y, en general, todos los sentidos se acentúan cuando nos tapan los ojos. Por eso, se trata de una práctica que se suele emplear en las relaciones sexuales sadomasoquistas.

Inmovilización

Si la persona sumisa no lo pide expresamente, los nudos no deben apretar demasiado ni hacer daño. Por ello, antes de comenzar el sadomasoquismo, la persona que se encargará de infligir dolor debe preguntar a la sumisa si los nudos están bien.

Por cierto, nada de atar el cuello, para evitar accidentes.

Azotes

Azotar las nalgas con las manos o con una fusta es algo muy habitual. Claro que se puede azotar y golpear en otras zonas, pero, si eres principiante, mejor que sea en las zonas donde se acumula más grasa.

Palabras del argot BDSM

BDSM: Siglas para Bondage y Disciplina (B y D), Domino y Sumisión (D y S), y Sadismo y Masoquismo (S y M).

Bondage: Atar, con cuerdas o cadenas, para inmovilizar a otra persona en sadomasoquismo.

Spanking: Dar o recibir azotes, sea con manos, látigos, cinturones, reglas… El spankee es la persona que recibe estos azotes, y el spanker, quien azota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *