Juguetes sexuales para disfrutar en pareja

Las nuevas tecnologías hace ya tiempo que han acaparado nuestras vidas y en la industria del sexo no se han quedado atrás. En estos últimos tiempos se ha innovado muchísimo y han aparecido juguetes de todo tipo, tanto para el placer individual como el placer en pareja.

Cada vez más, la gente entiende que los juguetes sexuales no tienen que ser su competencia a la hora de tener relaciones sino un aliado para dar más placer aún. En el caso de las mujeres parece que existen menos prejuicios a la hora de introducir esta novedad en su vida sexual, pero en el caso de los hombres hay más temor de no poder estar a la altura y ser sustituidos. Este temor, suele estar provocado por una falta de información.   

A continuación, podrás descubrir qué juguetes pueden hacer que tu vida sexual en pareja se vuelva mucho más emocionante y cómo podéis utilizarlo juntos.

Anillo vibrador para él y para ella

El anillo vibrador antiguamente solo era para hombres, ya que sólo estimulaba el pene, pero ahora la nueva moda es el anillo para parejas. Se trata de un anillo con un vibrador pequeño enganchado en la parte superior para que llegue al clítoris.

Vibrador a distancia

Un vibrador a distancia puede ser de lo más divertido… Imagínate una cena romántica con tu pareja y uno de los dos lleva introducido el vibrador en sus genitales y el otro está lleva consigo el mando. Cuando le apetezca podrá proporcionar placer a su antojo.

Vibrador sexo anal

Este vibrador puede ser genial para los dos, sobretodo para el hombre ya que es donde tiene el punto G. Utilizad lubricante de agua para que la penetración sea más suave e iros turnandos para poder disfrutar los dos.

Lubricantes

Existen todo tipos de lubricantes, pero hay una variedad en concreto que se utiliza para acelerar la excitación. Introduciros solo unas gotitas en los genitales y dejad que todo fluya… La sensación será muy diferente a lo que estáis acostumbrados.

Vibrador clitoriano

El vibrador clitoriano puede ser muy excitante para la mujer, pero a la vez también puede ser muy placentero para el hombre. Este vibrador esta hecho para que la mujer se lo introduzca debajo del clítoris durante la penetración, de esta manera el hombre también podrá sentir cómo vibra.

Si a parte de juguetes sexuales queréis añadir un poco de picante en vuestra vida sexual podéis entrar en www.massax.com y descubrir masajes eróticos para parejas… ¡Puede ser muy emocionante!

¿Pueden ser los condones demasiado pequeños?

Una nueva investigación ha descubierto que una de cada tres mujeres ha recibido la excusa de que el condón era «demasiado pequeño» para usar por parte de los hombres con los que han estado.

14

El condón es algo sumamente importante; incluso se exige su uso en casas de citas cuando te citas con escorts en Barcelona.

 

Un estudio muestra que los problemas relacionados con el hecho de que los condones no sean lo suficientemente grandes fueron mencionados por sólo el 4 por ciento de las personas, a pesar de un número tan alto de mujeres que afirman haber oído a hombres usar la excusa.

 

Los investigadores intentaron disipar esta falacia probando los condones con un compresor de aire, y descubrieron que se expandieron mucho más del tamaño medio del pene.

 

El estudio, realizado por la firma de ingeniería SGS Engineering, determinó que los condones medían aproximadamente 90 cm de largo por 30 cm de ancho cuando estaban completamente inflados.

Los investigadores, que hablaron con 1.000 británicos solteros para explorar las actitudes de las personas con respecto al uso del condón, descubrieron que sólo un tercio de las personas de 18 a 24 años sexualmente activas siempre usan condones, mientras que el 41 por ciento de las personas sexualmente activas en todos los rangos de edad lo hacen.

 

Alrededor del 70 por ciento de las personas dijeron que la razón para no usar un condón cada vez que tenían relaciones sexuales incluía usar otro método anticonceptivo, con las formas más populares que incluyen la píldora (24 por ciento), el método de retiro (13 por ciento) y la esterilización (10 por ciento).

 

Uno de cada diez dijo que no usaban condones porque «huelen raro». Alrededor del 20 por ciento dijo que no usaban condones porque se sentían incómodos y el 16 por ciento dijo que reducen la sensación o el placer, mientras que el 8 por ciento dijo que se enredaron en el momento y se olvidaron.

 

Lo cierto es que el condón es muy importante para prevenir la transmisión de ETS y evitar embarazos no deseados, así que no debería tratarse de algo opcional por excusas tan malas como la de asegurar que son demasiado pequeños para el tamaño del pene.

¿Qué es el sexo normal?

Todo el mundo quiere saberlo. Buscamos en la web, miramos pornografía, leemos libros de autoayuda y escuchamos podcasts. Si somos atrevidos, le preguntamos a nuestro mejor amigo.

Casi todos quieren saber cómo es el sexo para otras personas. O, para decirlo de otra manera, ¿qué es sexualmente «normal»? ¿Con qué frecuencia, cuántos minutos, cuántos orgasmos, cuántas parejas, cuántos, dónde, cuándo? ¿Y cómo? Incluso, las profesionales de locales como Felina Valencia suelen recibir cantidad de preguntar acerca de otros clientes.

¿Por qué? Porque la gente inevitablemente usa la información de maneras terriblemente inútiles. Tanto los hombres como las mujeres quieren compararse con los demás y juzgarse a sí mismos: «Soy / somos como otras personas, por lo que estoy / estamos bien». Y si no es así, “no soy normal”.

Errores. Si una vida sexual funciona, está bien. Si no lo hace, no. Lo que otros hacen es irrelevante. Y lo que es «normal» es aquello que te funciona a ti, de manera particular.

Después de cinco o seis meses juntas, dos personas siempre conocen sus preferencias en cuanto a comida, música, películas, estilo de conducir… Pero no siempre en el sexo. Muchas personas dudan en decir cosas tales como «Me gusta llegar al clímax desde el sexo oral más que desde el coito», “más suave”, “más duro”, o dudan en preguntar algo tan sencillo como: “¿te gusta así?”.

Imagina tener que cocinar para alguien sin saber si es celíaco, vegano, si tiene alergia a los frutos secos… ¡Pues esto es lo mismo! Es muy importante saber qué le gusta a la otra persona, así como qué necesidades tiene. Y si le gusta que le azoten en el trasero, que le muerdan la oreja, que te pongas una minifalda de cuero rojo… ¿Por qué eso no iba a ser “normal”, si es lo que le funciona? Las fantasías sexuales y los fetiches deberían ser libres, siempre que no haya nadie obligado a cumplirlas.

Así pues, el mejor consejo que te podamos dar es que disfrutes del sexo libremente como te gusta. Eso es lo normal.

El Tantra, un encuentro sexual diferente

Existen muchas formas de disfrutar de un sexo lleno de emociones y sensaciones, pero una de las formas más accesibles para todo el mundo, es a través del sexo tántrico. Esta tipología surge de la filosofía tántrica proveniente de oriente hace más de 4.000 años, basándose en diferentes pilares esenciales para ser feliz, la aceptación, la expresión, vivir el momento con los 5 sentidos y finalmente el movimiento armónico con otras personas.

Esta filosofía es totalmente aplicable en el sexo, así que prepárate para disfrutar del sexo de tu vida, conectarás con la otra persona de una forma tanto mental como sexual y sentirás placeres y emociones que desconocías.

El primer paso para practicar esta disciplina es aceptarse a uno mismo tal y como es. Si no hay aceptación, no hay placer y lo mismo respecto a la otra persona. Seguidamente, decídete a vivir esta experiencia con todos los sentidos, disfrutando del momento y concentrándote en lo que sientes, lo que tocas, lo que ves, etc.

Cómo se lleva a cabo?

Primero debemos encontrar un sitio relajado, a gusto de los partícipes. Nos sentamos uno enfrente del otro, con los genitales y los cuerpos rozándose, pero sin que haya penetración.

Una vez tenemos la postura correcta, empezamos a respirar profundamente, inhalando y exhalando constantemente, sintiendo el aire de la otra persona, dejando que erice nuestra piel, la excitación puede ser mayor si cerramos los ojos. Es muy importante, como hemos anotado anteriormente, sentir con todos los sentidos y disfrutar del momento, estando 100% presente.

A continuación, empezamos a acariciar y masajear la otra piel realizando movimientos circulares y extensos explorando todo su cuerpo, pero sin llegar a tocar los genitales ni los pechos de la mujer. Mientras nosotros estamos deleitando la figura del otro sujeto, deja que hagan lo mismo contigo.

En el momento que sentimos que no podemos aguantar, avanzamos un paso más. En este, en vez de tocar con las manos, besaremos. Besaremos todo lo que queramos, pero primero uno y luego el otro. Cuando lo veamos apropiada, bajaremos hasta los genitales y luego deja que tu pareja haga lo mismo contigo, hasta que los dos lleguéis a un punto de excitación mayor.

Ahora sí, cuando los motores están bien calentados, llega el momento de penetración. Primero tiene que ser una penetración  estática, no debemos tener prisa, cuando sea el momento las partes se moverán por su cuenta. Lo más probable es que las ganas de eyacular estén muy cerca, pero si queremos, podemos ralentizar el orgasmo volviendo a los ejercicios de respiración hasta que no aguantemos más.

Puede ser que la primera vez no salga perfecto, toda técnica lleva su tiempo y práctica. Así que ya sabéis, si queréis disfrutar de un encuentro sexual diferente, solo tenéis que sentaros y dejar fluir todo lo que habéis aprendido.

Si no tienes con quien practicar esta especialdad no te preocupes, haz click aquí y descubre cantidad de expertos y expertas dispuestos a llevarte a un mundo lleno de sensaciones y placer.